Que entra en el presupuesto en una obra publica

Las obras públicas siempre han estado en tela de juicio ya que en muchos casos los presupuestos que crean no son del todo claros. Sin embargo, en el día de hoy, lo que vamos a hacer, para evitar todo esto, va a ser precisamente hablar de los puntos en los que hay que hacer hincapié dentro de un presupuesto de esta índole. De lo que se trata, en otras palabras, es de arrojar toda la luz que sea posible con el objetivo de aclarar todas las dudas que se puedan tener. Al final, como siempre, os agradeceremos que dejéis vuestros comentarios para poder enriquecer este artículo lo máximo posible.

para poner en Pone en catalunyaciutats

Vamos a empezar con la estimación del tiempo. Si hay algo que dentro de una obra se lleva gran parte del dinero, esto es el tiempo o, lo que es lo mismo, la mano de obra del personal. Y es que, lejos de pensar que son los materiales o la maquinaria, el tiempo que hay que pagar a las personas en muchas ocasiones es más caro de lo que nos podemos llegar siquiera a imaginar. Por todo ello, la estimación del tiempo, siempre tiene que estar muy bien definida para evitar sorpresas futuras. Esto es lo que tiene que hacer el organismo competente ya que de otro modo las cuentas no saldrán desde el principio y esto puede ser un lastre que se irá acumulando mes tras mes.

A partir de aquí, la maquinaria es otra partida importante. Por ello, no es de extrañar que en muchas ocasiones, cada vez más, se utilice maquinaria usada obras publicas. De esta manera se estará ahorrando un poco en los costes lo que hace que el presupuesto disminuya una cierta cantidad de dinero que, por cierto, luego es muy de agradecer sobre todo cuando hay que entrar en un concurso público.

Como no podía ser de otro modo, una obra siempre tiene imprevistos. Por ello, es de vital importancia dejar un remanente para emergencias. De esta manera, aunque el presupuesto pueda parecer que está un poco inflado al principio de la misma, con el paso del tiempo veremos que se pueden evitar algunas contingencias derivadas de los sobrecostes, los cuales, no solo no gustan sino que pueden llegar a ser incluso un verdadero problemas para las empresas proveedoras de servicios ya que tienen que justificarlos y eso es algo realmente complicado.

Dicho todo esto, ahora se puede ver la gran complejidad que tiene el hecho de elaborar un presupuesto para una obra de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *