Cosas que podemos donar a la caridad

Hay veces en las que vamos guardando cosas y cosas y no nos damos cuenta hasta qué punto las guardamos al final para nada, es cuando hacemos una mudanza cuando nos damos cuenta de todas las cosas que realmente hemos comprado a lo largo de nuestra vida desde luego sin ningún sentido porque cuando las tenemos guardadas es que mucha falta no nos hacen. El hecho de comprar muchas veces porque se lo hemos visto a nuestra vecina y no queremos ser menos es sin duda uno de los motivos que más peso tiene, o simplemente lo compramos pensamos que iba a ser diferente no nos llama mucho la atención y lo guardamos. Sin duda millones de trastos a los que no damos uso y que debemos sacar de nuestras vidas en un momento determinado, por ejemplo esa montaña de pantalones que guardamos para cuando adelgacemos y ya han pasado más de veinte años, está más que claro que si no lo hemos hecho en ese tiempo es más que probable que no nos lo vayamos a pode poner más, los dieciocho ya pasaron y por supuesto nuestro cuerpo ha cambiado, por lo que las montañas de ropa se convierten en un absurdo en esta clase de situaciones.

hipermaterial foto 2

Lo mismo pasa con el calzado y con un montón de cosas más, a mi en mi caso me ha pasado igual y yo me he dado cuenta ahora que me voy a vivir con mi novio y estoy recogiendo en casa de mis padres lo que me quiero llevar, me he dado cuenta al final cuando he conseguido el material de embalar que a pesar de tener la habitación llena más un trastero de la casa, no son tantas cosas las que debo acarrear, me he dado cuenta que guardaba por guardar y que la mayoría de las cosas ya no las volveré a utilizar. Menos mal que el resto de cosas ya tengo claro lo que hacer, lo voy a meter en todo el material que me ha sobrado y lo voy a llevar algún sitio donde seguro le van a dar más uso que yo, lo voy a donar y contribuiré a que mucha gente se pueda vestir en condiciones, eso sí no sin antes escuchar a mi novio leyéndome la cartilla de que en nuestro nuevo piso me olvide de tener toda esa cantidad de cosas innecesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *