Como ahorrar en las obras publicas

Dentro de cualquier país en general, y en España en particular, la obra pública es una de las maneras de inversión que más retorno económico puede llegar a tener. La razón es muy sencilla. A pesar de denominar obra pública, finalmente el ciudadano que quiera hacer uso de ella tendrá que hacerlo a cambio de una cierta cantidad de dinero. Por ello, con el paso de los años, esta obra pública se irá amortizando. Quizá por ello, cuando un país está en crisis, en la inmensa mayoría de los casos se acude a la obra pública. No es excesivamente cara y al mismo tiempo genera puestos de trabajo. Poco más se puede pedir.

Sin embargo, a pesar de que la inversión ya de por sí no es muy elevada, también hay que decir que hay algunas maneras de ahorrar algo más de dinero. Vamos pues a conocer algunas de ellas, las cuales, actualmente, las están utilizando los gobiernos de medio mundo.

3

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que el propio gobierno puede tener acceso a algunos contratos por obras algo más baratos que una obra pública. Más que nada porque mientras que una empresa privada, por muy solvente que esta sea, puede llegar a dejar de pagar, esto es algo que no se va a dar, salvo catástrofe, en una nación seria. En otras palabras, el proveedor de servicios tiene un dinero asegurado y por lo tanto ofrece precios algo más competitivos que de costumbre.

Otro aspecto es el de los empleados. Si tenemos en cuenta que son muchos los planes que existen para que las empresas se beneficien al contratar empleados en paro, el Estado puede hacer lo mismo. Así las cosas no solo ahorrar un poco de dinero en el proyecto, como ya hemos visto, sino que al mismo tiempo pueden ahorrar algo de dinero en la mano de obra, la cual, por cierto, puede llegar a ser una de las partidas más importantes en cuanto a gasto de un proyecto.

Para terminar tenemos que recalcar el uso de maquinaria usada obras publicas. De este modo, gracias a la compra de este tipo de maquinaria, se puede ahorrar otro poco de dinero. Hay que tener presente que estas máquinas cumplen con los estándares de calidad que necesitan y su precio de compra es mucho más bajo de lo que podemos imaginar. Unas medidas muy sencillas pero que si se aplican se obtienen sendos beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *